Según el jefe de Moody Investors, Mark Zandi, su estimación de 200.000 millones de dólares podría cambiar a medida que se obtenga más información de los escenarios de estos desastres naturales. Existe la posibilidad de que los daños puedan llegar a otros $ 20- $ 30 mil millones en pérdida de la producción económica por las tormentas.Debido a esto, Moody's despegó un rango de medio punto a 2,5 puntos para su pronóstico del producto interno bruto del tercer trimestre.

La estimación de Moody's explica tanto los daños a la propiedad como la pérdida de producción. Teniendo en cuenta estos dos factores, ambas tormentas están económicamente empatadas con el huracán Katrina. Individualmente, el costo de los daños de Harvey se situó entre $ 86 mil millones y $ 108 mil millones, mientras que las estimaciones de Irma se sitúan entre $ 64 mil millones y $ 92 mil millones.

Las expectativas de Moody's son que el crecimiento del cuarto trimestre se verá impulsado por los esfuerzos de reconstrucción de las dos tormentas.

Moody's declaró en un informe que “las consecuencias económicas de las tormentas dependen en gran medida de cuánto dinero aporte el seguro y el monto de la ayuda gubernamental  destinen a las regiones afectadas, y la rapidez con que estos fondos llegan”.

Durante los próximos meses, si no años, Zandi ve sus expectativas de que el financiamiento  vendrá de una combinación de asistencia gubernamental, así como pagos de seguros. Se espera que esto sea igual al costo económico total de estos dos desastres naturales.

Uno de los factores más grandes y difíciles en calcular es el monto del  impacto económico que tendrá en el negocio de la refinación en Houston,  así como la industria del turismo en la Florida. Otros de los problemas principales serán las limitaciones de mano de obra en la industria de la construcción que ya está teniendo problemas. Ya el condado de Dade, en la Florida, advirtió que la mayor cobertura del servicio demorará en ser restablecido en seis semanas.