Cinco de los altos gerentes de Pdvsa detenidos tienen nacionalidad de EEUU

El presidente Nicolás Maduro confirmó que cinco de los seis altos funcionarios arrestados en Venezuela en medio de una barrida anticorrupción en Citgo, filial de la estatal Petróleos de Venezuela S.A (Pdvsa) en Estados Unidos, tienen doble nacionalidad, venezolana y estadounidense.

En un acto de gobierno televisado, Maduro comentó el miércoles que cuando ordenó la investigación en Citgo no sabía que cinco de los detenidos en la víspera, nacidos todos ellos en Venezuela, tienen también la nacionalidad estadounidense. Esa información, acotó el gobernante, fue suministrada el miércoles por la embajada de Estados Unidos en Caracas.

Maduro, empero, añadió que eso no hace ninguna diferencia: “Son venezolanos y van a ser juzgados por corruptos, ladrones y traidores a la patria” en Venezuela.

Horas antes, dos personas con conocimiento directo del caso que pidieron no ser identificadas por temor a represalias, confirmaron a The Associated Press la doble nacionalidad de los cinco funcionarios, quienes eran vicepresidentes de la filial petrolera, mientras que el sexto, identificado como José Pereira, fungía como presidente interino. Pereira tiene residencia permanente en Estados Unidos, pero no tiene pasaporte de ese país, indicó una de las personas.

La ciudadanía estadounidense permite a los detenidos recibir asistencia en virtud del derecho internacional. El Departamento de Estado indicó en un comunicado que cuando un ciudadano de los Estados Unidos es arrestado en el extranjero, inmediatamente se solicita permiso para una visita. El escrito agregaba, sin dar detalles, que Venezuela debe proporcionar información sobre los arrestos a las autoridades estadounidenses a petición del acusado.

Una de las fuentes familiarizadas con el caso dijo que Citgo ha proporcionado una lista de los nombres y de la situación de los detenidos a funcionarios estadounidenses.

En sustitución de Pereira, Maduro anunció la designación de Asdrúbal Chávez, primo del fallecido presidente Hugo Chávez, como nuevo presidente de Citgo. Chávez, un ingeniero químico que ocupó el cargo de ministro de Petróleo entre 2014 y 2016, tendrá la misión de reestructurar Citgo, que opera tres refinerías en Illinois, Texas y Luisiana con una capacidad de 749.000 barriles por día, agregó el mandatario.

Las autoridades venezolanas anunciaron el martes el arresto de los ejecutivos por supuestamente facilitar la suscripción de contratos en condiciones desventajosas para Citgo. Los seis fueron acusados, entre otros delitos, de malversación de fondos públicos tras un acuerdo para refinanciar los programas de bonos 2014 y 2015 por 4.000 millones de dólares.

Los arrestos amenazan con tensar aún más las ásperas relaciones entre el gobierno de Donald Trump y Venezuela en momentos que el presidente Nicolás Maduro se dispone a refinanciar miles de millones de dólares de la deuda externa de este país sudamericano.

Venezuela posee una de las mayores reservas de petróleo del mundo, pero el desplome de los precios internacionales del crudo en los últimos años ha sumido al país en una severa crisis económica.

El ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, dijo el miércoles que la trama de Citgo va más allá de la corrupción e incluye además actos de sabotaje y espionaje.

Rodríguez dijo que los detenidos obstaculizaron los esfuerzos de Maduro para conseguir el dinero fresco que Venezuela necesita para comprar medicamentos y alimentos.

La cifra de detenidos en casos de corrupción que involucran a Pdvsa asciende a casi 60 desde agosto, de acuerdo con el fiscal general. Incluye a muchos altos directivos de la firma estatal y de filiales en Venezuela y Estados Unidos.

El pedido fue elevado por representantes de Arabia Saudita con apoyo de otros miembros del cartel durante una reciente reunión de la OPEP en su sede en Viena, según confirmaron fuentes de la industria a la agencia Reuters.

Afectado por los bajos precios internacionales y una crisis económica y política sin precedentes en el país, el sector energético venezolano lucha día a día por cumplir sus cuotas de producción acordadas en el organismo y ha experimentado caídas de 20.000 barriles de petróleo al mes desde el año pasado. Se espera que al final de 2017 la caída en la producción llegue a los 250.000 barriles.

Pero los miembros de la OPEP creen que esto podría acelerarse en 2018 y llegar rápidamente a 300.000 barriles, indicaron las fuentes, citando las recientes sanciones de los Estados Unidos sobre el país como una de las causas.

En particular, la petrolera estatal Pdvsa está teniendo problemas para financiar exploraciones, el mantenimiento de los pozos o, incluso, para mantener los oleoductos y puertos funcionando, mientras el país, que depende del petróleo, intenta reestructurar su deuda de 60.000 millones de dólares.

“Saudíes y otros han planteado a Venezuela que presente un panorama real del estado de la producción y su declive”, dijo una de las fuentes.

Según Caracas, la producción total en octubre alcanzó el número de 1.955.000 barriles, incumpliendo su cuota por 17.000. Pero la OPEP calcula que el número real fue de 1.863.000 barriles, una merma de 109.000 con respecto a lo requerido.

Se espera que el tema sea central en la próxima reunión de la OPEP, pautada para el 30 de noviembre, y en rigor la necesidad de revisar las cuotas de Venezuela se ha estado discutiendo desde 2012, cuando la producción comenzó a tener problemas.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Print this pageEmail this to someone

Be the first to comment on "Cinco de los altos gerentes de Pdvsa detenidos tienen nacionalidad de EEUU"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*