Arabia Saudita y Rusia planean una década de alianza petrolera

Ed Crooks Enero 26, 2018 / Financial Times /

El ministro petrolero saudí Khalid al-Falih, dijo a los delegados que no deben temer al crudo esquisto de Estados Unidos / El grupo de productores de crudo No Opep junto a la Opep, constituyen actualmente el 51% del mercado petrolero mundial / Shell se está preparando para un mundo de petróleo barato / Stergader de Reuter dijo en Davos, que los carteles de la droga en México, se estan  moviendo para el robo de refinerías y oleoductos  / Bod Dudley CEO de BP dijo que el petróleo para 2018 debe tener un precio de 55 a 60 dólares el barril y no a 70 dólares y los productores deben ir a un equilibrio para que el barril sea de menos de 40 dólares.

En la cumbre del Grupo de los 20 celebrada en septiembre de 2016 en Hangzhou (China),  y un rápido viaje de 45 minutos en el tren de alta velocidad desde Shanghái, dos pasajeros importantes, y la reunión posterior que sostuvieron fue el evento de la cumbre menos divulgado, pero resultaría el más importante para la globalización.

Fue una reunión al margen de la agenda entre Khalid al-Falih, ministro de energía de Arabia Saudita, y Alexander Novak, su homólogo ruso. Después de ese encuentro, los dos ministros  emitieron una declaración conjunta diciendo que habían acordado “actuar conjuntamente o con otros productores” para estabilizar los mercados mundiales del petróleo.

No se comprometieron a ninguna acción inmediata , pero la reunión plantó la semilla de una nueva alianza que fructificó a fin de año, en el trabajo para reducir la producción de petróleo acordada por la OPEP y los principales productores no pertenecientes a la OPEP.

El Comité Conjunto de Monitoreo Ministerial , destinado a supervisar el cumplimiento de ese acuerdo, se reunió en Muscat el pasado fin de semana. El Sr. Falih y el Sr. Novak aprovecharon la oportunidad para dar fe de la continua de su relación dando una entrevista conjunta a Bloomberg.  Falih dijo que quería formalizar un marco para mantener contactos entre la OPEP y los productores de petróleo de la OPEP, para encontrar la manera de “reunirse rápidamente y no esperar [un] año de negociaciones y deliberaciones” si están preocupados por la caída del petróleo.

Novak estuvo de acuerdo en que los dos principales productores de petróleo del mundo tenían que trabajar juntos, y dijo: “Suponemos que la cooperación entre nuestros países es a largo plazo”. Hablando en CNBC en el Foro Económico Mundial en Davos más adelante en la semana, Falih dijo que esperaba que la alianza petrolera con Rusia dure “décadas y generaciones”.

En una sesión del panel en el mismo evento, dijo que los productores de petróleo ” no deberían temer ” por el renovado crecimiento de la industria de esquisto de EE. UU. Y agregó: “En la imagen global de la demanda de suministro, no va a arruinar el tren”. Reforzados por los comentarios de Falih el fin de semana, y por la debilidad del dólar , los precios del petróleo subieron, con el crudo Brent rompiendo por encima de los 71 dólares el barril por primera vez en tres años.

Para los esfuerzos de la OPEP por administrar los mercados petroleros mundiales, la alianza con Rusia y otros líderes no miembros del cartel marca una gran diferencia. La producción de crudo de la OPEP representa alrededor del 33 por ciento de la demanda mundial de petróleo. La adición de sus aliados no pertenecientes a la OPEP aumenta esa proporción al 51 por ciento.

La pregunta para el mercado petrolero es si la optimista opinión de Falih sobre el impacto del aumento de la producción de esquisto de EE. UU, es justificada.

Informes de los últimos siete días de los grupos más grandes de servicios de yacimientos petrolíferos, Schlumberger , Halliburton y Baker Hughes , sugirieron que se espera que la actividad de perforación y terminación de nuevos pozos en América del Norte siga creciendo con fuerza. La región más activa sigue siendo la cuenca del Pérmico de Texas y Nuevo México, que ahora posee más de la mitad de todas las plataformas petrolíferas que funcionan en los Estados Unidos.

La producción también está aumentando en la formación Bakken de Dakota del Norte, ayudada por la apertura del oleoducto Dakota Access , que ha mejorado los precios que los productores pueden obtener por su petróleo. Las perspectivas a largo plazo para el shale oil de EE. UU, son aún inciertas: la industria tiene menos de una década, por lo que las predicciones sobre los próximos 10 años tendrán aún menos que la mayoría de los pronósticos de energía.

Un estudio de Justin Montgomery y Francis O’Sullivan de MIT, publicado este mes, analizó los pozos de esquisto bituminoso en Dakota del Norte y concluyó que otros modelos habían sobrestimado sustancialmente el papel de los avances tecnológicos para impulsar la creciente productividad de los pozos.

Según sugirieron, la tecnología mejorada solo representó aproximadamente la mitad de las ganancias en la productividad de los pozos, y el resto provino de compañías que perforaron los “puntos dulces” que producirían más petróleo. Si la tecnología está haciendo menos progreso de lo que otros modelos han sugerido, eso podría tener consecuencias importantes para las perspectivas de la producción de esquisto de EE. UU. en general.

Sin embargo, Marianne Kah, del Centro de Política Energética Global de la Universidad de Columbia, ex economista jefe de ConocoPhillips, argumentó esta semana que, si bien el estudio MIT fue un paso adelante en el modelado del impacto de las mejoras tecnológicas en la productividad, hubo muchos otros factores importantes para las perspectivas de la producción de petróleo de los Estados Unidos.

“En conclusión, los hallazgos del estudio MIT no implican que el boom de esquisto llegue a su fin”, escribió. El oleoducto de Dakota Access, que se enfrentó a muchos meses de oposición  mientras estaba en construcción, no ha sido bueno para todos en el negocio petrolero de EE. UU. La refinería de Filadelfia Energy Solutions en Pensilvania solicitó la protección por bancarrota del Capítulo 11 , en parte debido a que los suministros de crudo barato por ferrocarril a su región desde Bakken, se han reducido drásticamente.

En cambio, el petróleo de Dakota del Norte se mueve en oleoductos, a menudo hacia el Golfo de México, donde puede ir a refinerías o exportar terminales para venderse en el extranjero. PES también se ha visto afectado por el costo creciente de cumplir con el mandato de los Estados Unidos de utilizar biocombustibles .

La reunión de Davos del Foro Económico Mundial es siempre una oportunidad para el lanzamiento de una ventisca de informes, estudios y documentos, algunos más interesantes que otros. Entre los más notables se encuentra el Índice de Desempeño Ambiental bienal de investigadores de las universidades de Yale y Columbia, que argumentan que la mala calidad del aire es la mayor amenaza para la salud pública en todo el mundo.

El presidente Donald Trump habló con el WEF para transmitir su mensaje de que “Estados Unidos está abierto a los negocios” y destacó las políticas energéticas de su administración. “Estamos eliminando las restricciones autoimpuestas a la producción de energía, para proporcionar energía asequible a nuestros ciudadanos y empresas y para promover la seguridad energética para nuestro amigo en todo el mundo”, dijo.

Mientras tanto, la Administración de Información Energética del gobierno proporcionó un control de la realidad para la ambición de Trump de “traer de vuelta el carbón”, prediciendo que el gas natural seguiría siendo la principal fuente de energía para la generación de electricidad en los EE. UU. Se espera que el aumento continuo del gas en relación con el carbón en el mix de generación sea de ayuda porque los precios del gas natural siguen siendo ” relativamente planos “.

Una medida que ayudará a los productores de combustibles fósiles anunciada por Trump esta semana es su plan para imponer nuevas tarifas a las células y paneles solares importados . Los aranceles, que están en línea con las recomendaciones hechas por la mayoría de los comisionados de la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos el año pasado, comienzan en un 30 por ciento y se reducen en cuatro años.

La opinión consensuada entre los ejecutivos y analistas de la industria solar era que si bien las tarifas perjudicaban a los instaladores y desarrolladores en los EE. UU., frenarían el crecimiento del mercado, no lo matarían. Varun Sivaram, del Consejo de Relaciones Exteriores, argumentó que la política arancelaria “ofrece pocos beneficios para los intereses estadounidenses”.

En Davos, Patrick Pouyanné, director ejecutivo de Total, elogió a Trump por los recortes de impuestos que el presidente promulgó a fines del año pasado e incluso sugirió que estaba “contento” con las tarifas solares. SunPower, el negocio solar en total propiedad del 60 por Total, dio un veredicto diferente, sin embargo, diciendo que sufriría “daños colaterales en un caso que claramente estaba dirigido a los fabricantes chinos”.

Un defensor inesperado del papel de Trump en el caso fue Al Gore. Dijo que el problema debería haber sido manejado de manera diferente, pero que las tarifas “no eran una catástrofe total”. Jeffrey Ball en Fortune tuvo una gran pieza sobre el intento de Royal Dutch Shell de rehacerse para un mundo de bajos precios del petróleo. Gabriel Stargadter de Reuters escribió una conmovedora historia sobre cómo los cárteles de la droga de México se están moviendo en la industria del petróleo, robando combustible de los oleoductos y refinerías.

La Junta de Seguridad Química de Estados Unidos inició una investigación sobre la explosión en una plataforma de perforación en Oklahoma el lunes, que mató a cinco personas. Fue la cifra más alta de muertes por un accidente en la industria de petróleo y gas de EE. UU. Desde el desastre de Deepwater Horizon en 2010. Y finalmente: lo que sea que pienses de Elon Musk, nunca se lo puede acusar de no pensar a lo grande. Está aceptando un acuerdo de pago de Tesla que podría darle más de $ 50 mil millones. Pero solo si las acciones de la empresa aumentan 12 veces y cumplen otros objetivos.

Para Alphaville, Peter Campbell del FT tuvo un desglose fascinante del paquete, mostrando que si bien ciertamente recompensa un mayor precio de acción y mayores ingresos, una mayor rentabilidad no parece ser una prioridad tan alta. Otra vista Nick Butler – Gran petróleo, cambio climático y la ley Cita de la semana “Vamos a tener cuidado. Y creo que todos deberían serlo, incluidos los productores de esquisto bituminoso.

Dijo que  planear estos precios, podríamos repetir un ciclo aquí. Así que creo que todos deben tener un poco más de disciplina”. Bob Dudley, director ejecutivo de BP, explica en el Foro Económico Mundial en Davos por qué la compañía está planeando sobre la base de un precio del petróleo de $ 55 a $ 60 para 2018, no el nivel de $ 70 visto esta semana. También reiteró su objetivo de reducir el precio del petróleo “equilibrado” de la compañía, el nivel necesario para que los flujos de efectivo cubran el gasto de capital y los pagos de dividendos, a menos de $ 40 el barril para fines de la década.

Gráfico de la semana Desde RE100 , un grupo de empresas se comprometió a obtener el 100% de su energía de fuentes renovables, un indicador interesante de cómo está creciendo la industria. En conjunto, la demanda de energía de las empresas que son miembros de RE100 sería 24 en el ranking mundial de países por consumo de electricidad, entre Egipto y Polonia.

El informe del grupo Acercarse al punto de inflexión argumenta que las cifras muestran cómo las energías renovables ya no son una inversión de nicho impulsada por los objetivos de responsabilidad social, sino que simplemente tienen un “claro sentido comercial”. Esta semana Budweiser anunció su plan para implementar el compromiso hecho por su matriz AB InBev, diciendo que su cerveza en los EE. UU. Se haría con “100 por ciento de electricidad renovable”.

Copyright The Financial Times Limited 2018.

Be the first to comment on "Arabia Saudita y Rusia planean una década de alianza petrolera"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*